Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Comienzo de la navidad

¿Por qué se anticipa el comienzo de la Navidad?

El comienzo de la Navidad es un hecho. Llevamos semanas expuestos a elementos propios de esas fechas, y tienen una explicación. ¡Te lo cuento!

Ya queda menos para el comienzo de la Navidad, y sin embargo parece que llevamos semanas inmersos en ella, ¿verdad? Lo cierto es que la fecha en el calendario no varía, pero sí lo hace la forma de afrontar estas fiestas, que cada año parece que son antes.
Pero realmente, ¿a qué se debe esta necesidad de potenciar el impulso consumista? En este post te cuento algunas curiosidades que pueden interesarte, ya que el acto de comprar es algo que también depende de uno mismo, y en ese aspecto tienes un papel decisivo.


El comienzo de la Navidad: los verdaderos motivos

¿Hace cuánto llevas viendo ofertas, decoraciones en las tiendas, y supermercados hasta la bandera de productos típicos navideños? En este ámbito hay disparidad de opiniones, ya que hay personas que lo ven como algo fantástico, mientras que otras consideran que se pierde parte de la magia.


En el fondo parte de ello se debe a la capacidad de la industria de crear necesidades en las personas. Una fórmula sencilla y efectiva: Si generas necesidad, generas consumo.


Uno de los motivos fundamentales para entender todo esto es el posicionamiento. Como lo lees, esta es una de las claves para comprender por qué el comienzo de la Navidad llega antes de lo previsto. En un mercado con tanta competencia como el actual, las empresas necesitan posicionarse lo antes posible, darse a conocer y ser los primeros que enganchen a los usuarios, ya que si se descuidan pueden verse adelantados por otras compañías.


Por ello las campañas de venta se trabajan con tanta antelación, ya que estas primeras semanas son más trascendentales de lo que se piensa a la hora de tener ventas y observar los primeros resultados. Es común también aprovechar este efecto consumista para unir estas fechas con otras ofertas estacionales como el Black Friday o el Ciber Monday.


Detrás del impulso consumista está el cerebro, como en todos nuestros comportamientos. Aquí entran muchas estrategias del neuromarketing y patrones de comportamiento del consumidor. Una de las más habituales en los últimos años es recurrir a lo emocional, es decir, generar esa necesidad de compra mediante una historia, o una emoción que permita a las marcas vincularse más estrechamente con sus consumidores y público objetivo potencial. Y la Navidad es un gran caldo de cultivo para todo ello.


Otro de los mecanismos más empleados es fomentar la mentalidad de rebaño, o lo que es lo mismo, influir en los comportamientos de compra a través de la sensación de “tengo que comprar regalos porque todo el mundo lo hace” y situaciones similares.


La tradición que roza el consumismo y sus consecuencias


No cabe duda que el inicio de la Navidad despierta muchas emociones pero, ¿cuánto de importante es la verdadera esencia de la misma? ¿Dónde ha quedado el auténtico espíritu navideño? De cierta forma se están desvirtuando los verdaderos propósitos de la Navidad, en favor de un materialismo que a veces roza lo extremo. Y lo más importante, a veces deja consecuencias nada recomendables para el mundo en el que vivimos. Por ejemplo:

 

  • Se desperdician grandes cantidades de comida bajo la premisa de “mejor que sobre a que falte”.
  • Se educa a los más pequeños en un ambiente con tendencia consumista. ¡Apuesta mejor por regalar experiencias y recuerdos para toda la vida!
  • La media de gastos en los hogares es muy superior a meses anteriores. La industria lo sabe y entramos de lleno en el juego de la oferta y la demanda, con su consiguiente aumento de precios de los productos.
  • Como resultado de todo lo anterior, se generan grandes cantidades de residuos que perjudican gravemente al entorno que nos rodea.

Y tú, ¿qué opinas sobre adelantar el comienzo de la Navidad? ¿Te imaginas cantando villancicos en pleno agosto? Medita sobre ello, ya que, en ocasiones, es preferible imponer la razón a los impulsos más primarios de consumo. Valora lo que realmente necesitas y lo que no y vive estas fiestas como creas conveniente. ¡No olvides que es tú decisión!


#TuAgenteCaser
 

Compartir en