Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Vuelve el comercio tradicional: seis tendencias que auguran un futuro prometedor

Vuelve el comercio tradicional: seis tendencias que auguran un futuro prometedor

¿Qué sería de todos nosotros sin el comercio tradicional? Entre otras cosas, no habríamos sobrevivido igual a los meses de confinamiento. Su labor ha sido fundamental para garantizar el suministro. 

Y los clientes, por lo que sugieren las encuestas y los estudios del sector, valoran muy positivamente ese compromiso. De hecho, más del 40% de los consumidores españoles han recurrido estos meses a sus tiendas de barrio, cuatro puntos más que el año anterior, revirtiendo una tendencia que en los últimos años era descendente.

Emprender

Una visión optimista que os traslado, pero donde no podemos obviar la preocupación y el dolor por el cierre de 67.000 establecimientos por la crisis, un 15% de los comercios, solo en los primeros meses de la pandemia.

El comercio es un sector esencial en España: da empleo a más de 3 millones de personas y supone el 13% de la riqueza nacional. ¡Hay que cuidarlo!

En Caser somos conscientes de esta realidad porque trabajamos a diario con los autónomos y empresarios para que sus negocios a pie de calle no se detengan.

Y os resumimos las tendencias que vislumbramos en el sector, por si os pueden ser de utilidad. ¡A ver qué os parecen!

Personalización. El comercio de proximidad es el que más sabe sobre fidelización y atención personalizada, porque conoce al cliente y genera vínculos afectivos y de confianza duraderos. Es su gran ventaja competitiva con las grandes superficies y plataformas online, pero tiene que regar esa relación, hacerla crecer y no darla por supuesta. Las redes sociales juegan en ese sentido un papel fundamental, porque el nuevo consumidor agradece sentir que forma parte de una comunidad y le gusta compartir ese sentimiento, ya sea en Instagram, Facebook o Twitter o en las reseñas que deja en plataformas como Google. ¡Y no solo hay que leer esas opiniones, sino contestarlas y mejorar escuchando!

Comercio verde. Y no solo de fachada. El consumidor actual valora que el producto cumpla ciertos requisitos medioambientales y sabe distinguir entre una etiqueta verde real y una fingida. Los más jóvenes reconocen en las encuestas que deciden sus compras por los valores que transmite el vendedor. Y es muy importante el etiquetado y el empaquetado: menos plásticos y envases y más opciones de reciclado.

Llega el recommerce. Acostúmbrate a este término de moda. Vivimos un auge de los productos de segunda mano, lógicamente por su precio, pero también por lo que aportan a una economía más verde y circular. Antes, estos productos se comercializaban en tiendas específicas, pero veremos convivir en un mismo establecimiento productos nuevos y de segunda mano de una forma natural, además de integrar como un valor añadido la reparación y readaptación de productos.

Comercios en cadena. La mejor forma de hacer frente a las grandes plataformas online y a las grandes marcas y franquicias es forjar alianzas, ya sea de barrio, de sector o de afinidad. La tecnología permite poner en contacto a las tiendas de un mismo sector, como por ejemplo hacen hoy las librerías, para facilitar al cliente encontrar y reservar el producto en cualquier tienda asociada: “No lo tenemos, pero lo podemos conseguir en cuestión de horas, nosotros o usted si se dirige a esta tienda asociada”. Estas alianzas, además, permiten compartir costes en materia de tecnología, innovación, distribución y comunicación.  

Compramos otras cosas. No solo hemos cambiado en la forma en que compramos (la famosa ecuación online/offline), sino también lo que compramos. Aumenta exponencialmente la demanda de productos relacionados con el hogar, la gastronomía, el ocio individual, el trabajo en casa y la salud. Aunque es una tendencia aún difícil de cuantificar, hemos dejado de comprar tantas cosas innecesarias o prescindibles.
La omnicanalidad. ¡Qué palabra más poco atractiva! Pero  define la creciente convivencia de distintos canales de venta, que ya no son excluyentes sino complementarios. El consumidor a veces acude a la tienda física (para ver el producto, probarlo y saber sus características) y luego compra online, o al revés. Es lo que se llama ROPO: Research Online & Purchase Offline. Es decir, busca y compara en internet y luego compra en la tienda.

Podríamos seguir hablando infinito sobre los problemas del comercio tradicional y su evolución. Lo cierto es que, aunque este año hemos atravesado un bache muy importante, el futuro se presenta prometedor, porque los clientes han encontrado un nuevo valor en la proximidad y la confianza de su tienda de toda la vida y están dispuestos a renovar ese pacto.

#TuAgenteCaser
 

Compartir en