Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Teletrabajo: los riesgos para la privacidad y la seguridad de las empresas

Teletrabajo: los riesgos para la privacidad y la seguridad de las empresas

¿Has tenido que teletrabajar durante estos meses o has tenido que planteárselo a tus empleados? Como millones de trabajadores, autónomos y empresarios, habrás descubierto en el teletrabajo un potencial de autonomía y de habilidades digitales que seguramente no se había desarrollado antes con tanta intensidad. 
 
Dicen que el teletrabajo ha llegado para quedarse. Por eso, quiero contarte un aspecto algo desconocido del trabajo a distancia que afecta a uno de los derechos que más han avanzado en los últimos años: la protección de datos, así como las brechas de seguridad que pueden afectar a tu negocio.
 
MÁS DE SEIS MILLONES DE TRABAJADORES HAN TENIDO QUE TELETRABAJAR DE UN DÍA PARA OTRO

¿Sabías que en España solo teletrabajaba antes de la pandemia, de forma regular, un 4,8% de los empleados? Otro 3,5% lo hacía de forma ocasional, por ejemplo, por una complicación familiar, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). En total, poco más de 1,5 millones de personas. Son unos datos que quedan muy lejos de las cifras que arrojan los países más avanzados en esta materia, como Holanda o Finlandia, donde teletrabaja un 14% de la población activa.
      
Pero todo ha cambiado desde marzo, cuando comenzó el confinamiento para frenar la expansión del covid-19. Desde entonces, según datos de consultoras independientes, un 34% de los trabajadores españoles se han visto obligados a teletrabajar. Eso supone que aproximadamente 6,5 millones de personas se vieron de repente confinadas en su domicilio y conectadas a su empresa a través de un ordenador. 

 

Emprender

 

LA PROTECCIÓN DE DATOS Y LAS BRECHAS DE SEGURIDAD EN LAS EMPRESAS


La situación tan extrema que hemos vivido hizo que el teletrabajo se implantara en la mayoría de los casos de forma improvisada y no diera tiempo a que se cumplieran todos los requisitos.


Según los expertos en Recursos Humanos, el teletrabajo no se puede imponer de forma unilateral, sino que ha de pactarse entre trabajador y empresa, bien individualmente o a través de convenio. Así lo ha establecido la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

Debe haber constancia por escrito y el acuerdo incluirá cláusulas como el período de tiempo en que se va a realizar y las herramientas de las que va a disponer el trabajador (ordenador, teléfono, programas informáticos, etc.).

Habrás visto estos meses que se han universalizado herramientas de videoconferencia que generan dudas sobre la privacidad. Las empresas se sienten más vulnerables al multiplicarse los accesos en remoto y, por tanto, las posibilidades de un ataque externo o un robo de información.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ofrece unos consejos para hacer frente a este problema, donde deja clara la necesidad de recurrir a proveedores -programas, equipos, apps, empresas externas, etc.- con garantías suficientes que eviten la exposición de los datos del personal, de los clientes o de los servicios corporativos.

En el caso de que se usen los móviles y ordenadores personales del trabajador, se vigilará que su acceso a servidores y servicios centrales se haga con más precaución que si se tratara de equipos propios de la empresa. Para garantizar la protección de datos y las responsabilidades de cada parte en su gestión, la APED recomienda que empresa y teletrabajadores dejen claro por escrito:

-    Quiénes tienen acceso a los datos y a través de qué dispositivos (portátiles, móviles, etc.).
-    Las responsabilidades que conlleva ese tratamiento para el trabajador.
-    Las amenazas y riesgos que puede haber, por ejemplo, por ataques informáticos y fallos en el back-up.


¿Y qué hacemos con las herramientas de trabajo? La AEPD enumera unas recomendaciones básicas:

-    Usar contraseñas seguras, diferentes de las que se utilizan personalmente.
-    No descargar ni instalar aplicaciones y programas no autorizados por la empresa.
-    Usar redes de wifi seguras, no desde lugares públicos, evitando activar el bluetooth.
   Proteger los mecanismos de identificación y contraseñas con los servicios centrales.
-    Usar los equipos solo para el trabajo para evitar virus y brechas en la seguridad.
-    Comprobar la veracidad de los correos electrónicos recibidos y de los archivos adjuntos que se descargan.
-    Apagar el equipo una vez concluida la jornada de trabajo.

Espero que este artículo te haya ayudado a conocer las particularidades del teletrabajo y de la protección de los datos personales y de la empresa. En Caser tenemos un seguro sobre protección de datos pensando específicamente para empresas.

¡Cuando quieras te lo explico en detalle!

¡Estoy para lo que necesites!

 

#TuAgenteCaser

Compartir en