Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Abuelos y nietos… ¡la mejor combinación!

Abuelos y nietos… ¡la mejor combinación!

Es muy frecuente hablar de las relaciones entre padres e hijos, pero, ¿qué ocurre con las que existen entre abuelos y nietos? Sin duda, ocupan un lugar irremplazable en la vida de ambos. Por ello merece la pena destacar los numerosos beneficios que aportan de forma recíproca y hasta qué punto estas relaciones pueden llegar a tener influencia en el proceso vital de cada una de las partes.

Los beneficios mutuos en las relaciones entre abuelos y nietos
En la actualidad, la figura de los abuelos no ha variado mucho con respecto al pasado. Siguen siendo una fuente de protección, apoyo y cariño, tanto para los padres como para los nietos. Repasamos algunos de los beneficios más importantes:

Emprender

•    Mejora el estado de ánimo y su autoestima. Esto se debe a que se sienten valorados, queridos y necesarios, lo que mejora su productividad. Ambas partes sacan su lado más divertido, y se ha demostrado que todo esto disminuye el riesgo de sufrir depresiones y un ligero aumento en la esperanza de vida de los mayores. También hay que destacar el incremento en sus niveles de actividad física: ir y venir del colegio, hacer tareas juntos, viajar, compartir ratos de ocio y expansión, etc.

•    Acompañamiento. Si se consigue establecer una relación sólida entre abuelos y nietos, indiscutiblemente la sensación de soledad por ambas partes se reduce. Los abuelos se sienten acompañados, mientras que los nietos están siendo cuidados por personas de confianza con las que pueden fluir sin problema.

•    Aprendizaje bidireccional. A pesar de la diferencia de edad, lo cierto es que continúan aprendiendo el uno del otro en muchos ámbitos. Los niños en base a la sabiduría y experiencia de los abuelos, y los abuelos se adaptan mejor a los cambios, las nuevas tecnologías y formas de vida gracias a la espontaneidad de los nietos. En el caso de los abuelos, además, su actividad cerebral y rendimiento cognitivo se ven reforzados, lo que contribuye a reducir la posibilidad de padecer enfermedades neurodegenerativas.

•    Vínculos afectivos afianzados. El hecho de compartir tantos momentos juntos, provoca que los lazos afectivos se refuercen y, por lo general, el ambiente familiar también mejora. Si se establecen relaciones saludables, el equilibrio emocional que se alcanza es muy armonioso.

•    Puente generacional. Sin duda uno de los mejores regalos que los abuelos pueden hacer a los nietos son sus enseñanzas y experiencias. Son un puente entre generaciones, ya que en muchas ocasiones son los responsables de la transmisión de tradiciones familiares. Debido a la admiración que los nietos sienten hacia la figura de los abuelos, intentan seguir sus consejos y recomendaciones, ya que los visualizan como un buen referente y una buena influencia en sus valores como personas.

•    Educación. No olvidemos que, aunque los abuelos pueden dejar una huella importante en la educación de los nietos, no deben asumir toda la responsabilidad ni verlo como una obligación. El papel de los padres en este aspecto sigue siendo fundamental. 

Por supuesto, cada experiencia es diferente, y no siempre se pueden establecer grandes lazos o vínculos afectivos, pero, si existe la posibilidad, no pierdas la oportunidad de fomentar una buena relación entre abuelos y nietos. Ya has comprobado que es una fuente de enriquecimiento que puede resultar fundamental en la vida de ambas partes.

Cuidemos de nuestros mayores,

dejemos que ellos nos cuiden.

#TuAgenteCaser
 

Compartir en