Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Roles educativos

Roles educativos y el papel de los abuelos

La gestión de los roles educativos es un tema que siempre da mucho de qué hablar. Estamos de acuerdo en que la figura de los abuelos puede llegar a ser muy relevante en la vida de los más pequeños, especialmente si por las circunstancias nuestros hijos deben pasar mucho tiempo con ellos. Sin embargo, es importante que como padres se tenga la capacidad de marcar ciertos límites y establecer una serie de normas que no deben alterarse, a fin de que los abuelos no se extralimiten en determinados terrenos.
Con motivo del Día de los Abuelos, reivindicamos su maravillosa labor, pero diferenciando los roles educativos que deben darse entre ellos y los padres.

26 julio dia del abuelo

Abuelos, padres y nietos. El punto clave para saber diferenciar entre los roles educativos de unos y otros, es saber que los abuelos no tienen que asumir el papel de padres, ni educadores, pero sí pueden ofrecer a nuestros hijos un apoyo, una referencia y un tiempo de valor incalculable para brindarles amor y transmitirles una herencia cultural que no tiene precio. Todo ello sin olvidar que los abuelos no deben renunciar a su independencia ni su ritmo de vida, salvo en ocasiones en las que se establezca por ambas partes en momentos puntuales, ya que cuanta mayor calidad de vida tengan, mejor relación podrán establecer con nuestros hijos. Roles educativos diferenciados, la clave

A medida que los pequeños van creciendo, es normal que los abuelos tengan la tentación de estar presentes en todo momento, de transmitirles valores e ideas con las que ellos se sienten identificados, o de sentirse en la responsabilidad de educarlos, pero también es ahí donde la figura como padres debe aparecer para determinar los límites adecuados. No son ellos quienes deben hacerlo, su única función debe ser, precisamente, disfrutar de ser abuelos, aunque en determinados momentos su opinión pueda tener cierta influencia y hay que dar el valor que corresponde a todo lo que hacen por nuestros hijos, por supuesto. Es necesario que nuestros padres tomen conciencia del cambio de roles para que no interfieran más de lo necesario en la educación de los pequeños.

Hay que hacer hincapié en esto porque existe una delgada línea entre actuar como nuestros colaboradores o suplantar nuestro papel y que tomen decisiones sin consultar, por ejemplo. Es importante que los abuelos no nos quiten autoridad delante de nuestros hijos, así como evitar que los pequeños vean conflictos por estos motivos entre sus padres y sus abuelos.

¿Qué podemos hacer como padres?


En nuestra complicada labor como padres, podemos contribuir para que la gestión de los roles educativos no suponga un problema con nuestros progenitores.

  1. Confía en su labor. No olvides que ellos han criado antes y pueden aportar experiencia y consejos muy valiosos. 
  2. No recurras siempre a la crítica ni a la imposición. No es conveniente que impongamos a nuestros padres la forma en la que deben criar a nuestros hijos, ya que esto restaría naturalidad en su relación, pero sin olvidar que, evidentemente, siempre hay ciertas indicaciones que podemos sugerir confiando en su criterio para llevarlas a cabo. Se trata de conseguir un apoyo mutuo desde el respeto y el cariño para velar por el bienestar del menor.
  3. Determina límites. Al igual que no es aconsejable imponer a tus padres, tampoco es correcto que ellos critiquen tu labor como educador o que intenten hacer prevalecer sus criterios por delante de los tuyos. Comunicación sí, pero en su justa medida.
  4. Entiende que no puedes obligar a tus padres a renunciar a su vida por ocuparse de tus hijos. En ningún caso tiene que ser una obligación, sino una ayuda voluntaria.
  5. ¡No te compares! En muchas ocasiones la educación depende de cambios generacionales, y las formas de educar no son las mismas que en tiempos pasados. Por ello no resulta constructivo compararnos con nuestros padres o la manera en la que ellos nos educaron. Tómalo como referencia pero siendo fiel a tu esencia como padre o madre.

Por otro lado, es relevante que nuestros hijos también entiendan qué papel representa cada una de las partes, que vean a sus abuelos como una figura de respeto, cariño y guía, pero teniendo claro que la base de su educación, las normas, etc. las marcan sus progenitores.

En definitiva, es necesario que entiendas que, a la hora de gestionar los roles educativos, lo mejor es reconocer el papel significativo que los abuelos representan en la vida de nuestros pequeños, sin que ello implique atribuirles imposiciones que no les corresponden. Hacer esta importante distinción y colaborar junto a ellos es lo que permitirá que el proceso educativo de nuestros hijos sea saludable y estable.
 

#TuAgenteCaser

Compartir en