Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Mitos y verdades sobre la alergias de verano

Mitos y verdades sobre las alergias de verano

 

mitos y verdades alergias verano

¿Ya has disfrutado de tus vacaciones? ¿Lo harás próximamente? Después de meses tan intensos entre rutinas diarias, estudios o trabajo, te mereces un respiro. Pero debo decirte que… las alergias de verano han llegado para quedarse. 

Desafortunadamente si por algo se caracteriza esta época, además de escapadas, ocio y diversión, es por la multitud de alergias que se pueden padecer. ¡Pero no te preocupes!, gracias a este post sabrás lidiar mucho mejor con ellas, ya que desmontaremos afirmaciones, creencias erróneas, y confirmaremos otras curiosidades frecuentes sobre ellas.

Lo que esconden las alergias de verano más comunes:
Echa un vistazo atentamente a este listado… ¿te suenan alguna de estas alergias de verano?

Polen, alimentos, fiebre del heno o rinitis alérgica estacional, picaduras de insectos, sol y hongos

Lo más probable es que la respuesta sea afirmativa o, si tú no padeces alguna de ellas, conozcas a alguien que sí. Por ello, con motivo del Día Mundial de la Alergia, que se celebra este mes, quiero hablarte sobre algunos de los mitos y verdades más extendidos sobre las alergias de verano.

 

1. "¿Puede producirse un reacción cuzada entre el polen y alimentos?"

Efectivamente, estamos hablando de alergias diferentes. Sin embargo, sí existe la posibilidad de que se produzca una reacción cruzada entre el polen y los alimentos. Esto ocurre cuando el sistema inmunológico interpreta que la proteína de algunos alimentos es la misma que la del polen y reacciona ante esos alérgenos desembocando en una reacción alérgica.

Esta patología es conocida como Síndrome de alergia oral o Síndrome polen-alimentos. Por tanto, si eres alérgico al polen, ten cuidado a la hora de consumir verduras, frutas o frutos secos en crudo como melón, tomate o apio, ya que puedes experimentar algún síntoma, aunque no necesariamente tiene que ser así.

 

2. "En las alergias influye la predisposición genética"

Así es. Es posible heredar una predisposición alérgica, ya que el factor genético puede transmitirse mediante los óvulos o espermatozoides. No siempre tiene que ser así, pero es cierto que si el padre o la madre padecen algún tipo de alergia, los hijos tienen más probabilidades de desarrollarlas. Y si encima esto se combina con otros factores como los ambientales externos o el estilo de vida y el nivel de exposición, los riesgos se elevan

 

3. "La alergia al polen solo se da en primavera y verano"

Esta afirmación sobre las alergias de verano es una de las más extendidas a lo largo de los años. Y no es así. A pesar de que es cierto que la época de polinización suele ser mayor durante primavera y verano, como por ejemplo el polen del césped, las gramíneas y árboles como el olivo, hay otras especies cuyo polen puede provocar alergias en otras épocas. Por ejemplo el polen de la artemisa o el ciprés, que se dan más bien en otoño e invierno.

No obstante, es importante que comprendas que, dependiendo de la especie, de las condiciones climatológicas y del grado de exposición a los alérgenos causantes de las reacciones, se creará un ambiente más o menos propicio para la aparición de alergias en una u otra época. Por eso la rinitis alérgica no necesariamente es peor en primavera que en otros momentos del año.

 

4. "Si llego a la adultez sin alergias, ya no desarrollaré ninguna"

Esto es falso. Si bien es cierto que hay determinadas alergias que son más propensas a darse según la edad, por ejemplo los alimentos en la niñez, para desarrollar una alergia no interviene un único factor, sino una combinación de varios, como genéticos, ambientales, de estilo de vida… Es por ello que no haber padecido alergias antes, no te exime de poder desarrollarlas en edades más avanzadas.

 

5. "Si tengo alergia al sol no puedo ir a la playa"

Evidentemente tendrás que tener mayor precaución, pero no necesariamente debes dejar de ir a la playa. Lo mejor es que consultes con un especialista que analice tu caso al detalle y que sigas recomendaciones como limitar la exposición solar en las horas de mayor incidencia, utilizar crema y complementos que te protejan y mantenerte con niveles de hidratación óptimos. 

 

6. "Si llevo la mascarilla puesta evito la alergia"

Esto es una verdad a medias, ya que es cierto que el uso de la mascarilla puede beneficiar a la hora de evitar la inhalación del polen, pero no hay que olvidar que otras partes del cuerpo como los ojos y la piel permanecen expuestas. Por tanto, nos proporcionan protección puesto que el tamaño de las partículas de polen son mayores que las de otros virus o bacterias, pero no de una forma absoluta.

 

7. "Los mosquitos hembra son los únicos que pican"

Las picaduras de insectos como los mosquitos son muy propensas durante estos meses de verano. Y tengo que decirte que esta afirmación es cierta, ¿lo sabías? El motivo es que los mosquitos macho se alimentan de néctar, mientras que las hembras necesitan sangre en su proceso de producción de huevos (ovogénesis), además de alimentarse de néctar.

 

Como ves, siempre hay cosas que aprender sobre las alergias de verano, por eso espero haber resuelto algunas de las dudas más frecuentes sobre ellas. Ten precaución, sigue las recomendaciones de los especialistas… ¡y que nada te impida disfrutar de esta temporada veraniega!
 

#TuAgenteCaser

Compartir en