Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null Gestión de equipos en verano... ¿Misión imposible?

Gestión de equipos en verano... ¿Misión imposible?

¡Ha llegado el verano! Y con ello una de las épocas preferidas por muchos trabajadores, pero también puede que uno de los momentos que más preocupa a las empresas, ya que eso implica la necesidad de una organización y gestión de equipos de forma productiva y eficiente.
Tengo una buena noticia… ¡no es misión imposible conseguirlo! Simplemente requiere de cierto orden, planificación y supervisión de manera anticipada para evitar posibles inconvenientes.
 

Las claves que necesitas para una buena gestión de equipos

Por todos es conocido que una de claves del éxito empresarial reside en una buena gestión de equipos. Y en verano esta tarea es fundamental. El objetivo es que los empleados puedan descansar y desconectar en sus merecidas vacaciones sin que todo se vuelva un caos imposible de controlar.


Presta atención a estas recomendaciones, que pueden resultarte de utilidad.

Emprender

LIDERAZGO

En muchas ocasiones, tener dentro del equipo a una persona que asuma ciertas responsabilidades y ejerza de líder puede ser de gran ayuda. A pesar de que hoy en día las relaciones laborales son cada vez más horizontales y menos jerárquicas, el papel resolutivo de algun empleado resulta imprescindible. Así que, os aconsejo que designéis a esa persona en caso de no estar ya definida. 

Por su parte, la persona que tenga el liderazgo, tendrá que intentar ser lo más justa y honesta posible con todos los empleados por igual. Debe saber encontrar el equilibrio entre firmeza y flexibilidad, y detectar las fortalezas y debilidades de cada trabajador para potenciar sus mejores habilidades.
 

Recurrir a él para el posible reparto de tareas en caso de necesidad puede ser muy útil para reforzar a los empleados. En todo momento, cada uno tiene que tener claras sus funciones, así como las que tenga que realizar de forma extraordinaria para suplir a un compañero de vacaciones.

COMUNICACIÓN

Sin duda uno de los factores diferenciales para la gestión de equipos en verano. Hay que establecer un diálogo constante entre el líder o coordinador del equipo y el resto de compañeros. No solo para mejorar la fluidez del ambiente laboral, sino para estar actualizados en todo momento de las vacaciones de otros empleados, tareas pendientes y futuras, etc.
Para ello, puede ser útil organizar reuniones de equipo, por ejemplo, de forma semanal, con el propósito de que se puedan plantear dudas, posibles escenarios a tener en cuenta, análisis de la situación actual, y dar la oportunidad a todos de expresarse de forma equitativa.

PLANIFICACIÓN

En este punto lo importante es intentar anticiparnos a situaciones que se puedan desencadenar, con el fin de tener un plan de actuación claro y definido en caso de emergencia.

•    Elaborar un planning con las vacaciones de cada uno, donde queden claras cuáles son las funciones individuales y colectivas, y a quién se debe recurrir en caso de necesidad en sustitución del compañero. Contar con un documento de seguimiento de tareas para llevar al día todas estas cuestiones es imprescindible.

    Buscar la colaboración grupal. Todos aportamos, y tenemos que ser conscientes que en vacaciones es muy difícil contentar a todos, por lo que cada uno también a nivel individual tendrá que poner un poco de su parte para intentar organizarse lo mejor posible por el bien colectivo. Los objetivos grupales deben primar por encima de los individuales.

•    Evitar, en la medida de lo posible, que personas del mismo departamento estén fuera de la oficina en las mismas fechas, sobre todo si son periodos prolongados.

    Previsión. Tanto a la hora de elaborar los documentos necesarios, como para recibir formación en alguna herramienta o aspecto concreto del trabajo. De este modo, si se originan situaciones imprevistas, el equipo estará preparado.

•    Priorizar los resultados por delante del número de horas. Las jornadas intensivas de verano pueden traer quebraderos de cabeza para los empresarios. Intenta no agobiarte y confía en tu equipo. A veces si contamos con menos tiempo, inconscientemente mejoramos nuestra productividad y eficiencia.


LA FELICIDAD, UNA DE LAS CLAVES DE LA PRODUCTIVIDAD

Seguro que lo has oído más veces, pero es una realidad. Un equipo de trabajo feliz es mucho más productivo. Es necesario escuchar y empatizar con todos los miembros del equipo. Visto así, es interesante procurar que todas las partes estén contentas por el bien común, ¿verdad?

 

¡Disfruta de tus vacaciones!
 

#TuAgenteCaser

Compartir en