Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null La salud en el futuro: más digital y con terapias más personalizadas

La salud en el futuro: más digital y con terapias más personalizadas

Este 2021 es un año difícil para hablar de la salud. Lo que está claro es que, por si aún albergáramos alguna duda, la hemos puesto hoy en día en la cúspide de nuestras prioridades.

Como bien sabéis, en Caser ofrecemos una variedad de seguros de salud para la familia que abarcan todas las coberturas y necesidades. Por eso, conocemos muy de cerca lo que está pasando en la investigación médica y qué nos demanda hoy la sociedad. Os lo explico a través de seis tendencias.

Emprender

 El sedentarismo, la enfermedad del siglo. Si ya antes de la pandemia permanecíamos  gran parte del tiempo sentados, las nuevas formas de ocio en casa (las series, los videojuegos, etc.) y el auge del teletrabajo inciden dramáticamente en el sedentarismo. La falta de ejercicio físico continuado es una amenaza para nuestra salud y deriva en problemas cardiovasculares, de obesidad, diabetes, etc. Hay que salir más a la calle, hacer deporte y buscar cualquier excusa para ir andando a los sitios.

La era postcovid. En 2021, si todo sale bien, superaremos lo peor de la pandemia gracias a las vacunas. Será el momento de prestar atención a las secuelas de la enfermedad en quienes la padecieron. Consecuencias neurológicas, respiratorias y metabólicas, por ejemplo, pero también las relacionadas con la salud mental. Tantos meses de angustia, pérdidas de seres queridos y problemas socio-económicos derivados del confinamiento nos pasarán factura, y la atención psicológica y psiquiátrica serán fundamentales.    

La telemedicina. Cada vez será más frecuente la relación entre médico y paciente a través de dispositivos digitales y videollamada. La pandemia ha acelerado ese proceso. Tanto la consulta online como la tecnología y las apps permiten seguir las enfermedades crónicas sin necesidad de acudir con tanta frecuencia al médico. ¡Aunque el contacto presencial seguirá siendo fundamental! Monitorización y autoevaluación constante a la que nos ayudarán desde los smartwatch a los dispositivos móviles que controlan el pulso o la glucosa y envían esa información a los servicios de salud. Sin olvida el 5G, que facilitará la aplicación de la inteligencia artificial a la medicina y las operaciones a distancia.     

Terapias personalizadas. Desde que se comenzó a descifrar el ADN hace medio siglo los avances médicos han sido exponenciales. Pero los efectos prácticos de esta revolución científica los veremos con más nitidez en esta nueva década, con la universalización de las terapias génicas y celulares que permitirán personalizar los tratamientos y prevenir la aparición de enfermedades. Como venimos escuchando desde hace tiempo, la cura de las enfermedades estará cada vez más dentro de nosotros mismos.

Cambio climático. ¡Sí, también influirá en nuestra salud! Tendrá efecto sobre las cosechas (lo que comemos), provocará migraciones de especiales animales en búsqueda de nuevos espacios para vivir y reproducirse y limitará el acceso al agua potable en muchas zonas del planeta. Según la OMS, entre 2030 y 2050 el cambio climático causará unas 250.000 muertes anuales debido a la malnutrición, el paludismo, la diarrea y el estrés calórico. Como contrapartida, las medidas que se están tomando para frenar su impacto reducirán la contaminación y, por tanto, las enfermedades respiratorias y las muertes asociadas a la polución.

Envejecimiento neuronal. Vivimos más tiempo que nuestros antepasados: eso es una mejora sin paliativos. Pero la longevidad lleva aparejados nuevos retos para nuestra salud. Entre ellos, los problemas relacionados con el envejecimiento de nuestro cerebro. De nuevo el sedentarismo, la falta de ejercicio y de actividad social e intelectual tendrán un coste, porque cada vez más estudios lo relacionan con el paulatino deterioro de la capacidad cognitiva, ante el que aún no contamos con remedios muy eficaces. Es el gran reto de la humanidad para este siglo: acompasar una vida más longeva con la necesaria vitalidad neuronal.

Espero no haberte asustado mucho con estas tendencias. En materia de salud tenemos grandes problemas que resolver, pero también esperanzadoras noticias gracias a la tecnología y la investigación científica.

Estos últimos tiempos hemos visto que es la mejor inversión que podemos hacer como sociedad.

¡Mucha salud para 2021! 

#TuAgenteCaser
 

Compartir en