Ruta de navegación

NovedadesCommand

Publicador de contenidos

null ¿Quieres saber qué pasa ante una catástrofe natural?

¿Quieres saber qué pasa ante una catástrofe natural?

25 feb 2020
Cada vez escuchamos más noticias preocupantes sobre fenómenos meteorológicos que causan inundaciones, desperfectos en las comunicaciones y daños a negocios, tanto en ciudades como en el campo. Era algo que estábamos acostumbrados a ver por televisión en EE.UU. y el Caribe, pero ya estamos sufriendo los primeros efectos de un cambio de ciclo también en España.

 

Lluvia

 

¿Quién se hace cargo de esos daños que afectan a veces a miles de personas a la vez?
La respuesta está en una tasa que, cada vez que contratas un seguro, va a parar al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Esta entidad pública garantiza el pago de las indemnizaciones cuando se producen catástrofes naturales o siniestros extraordinarios. Si tienes un bien asegurado -un automóvil, una casa, una propiedad agrícola o un negocio- hay una parte de la prima del seguro que nutre ese fondo de contingencia nacional.

Hablamos de una inundación, un embate de mar, una erupción volcánica o un terremoto. En todos esos casos es el CCS el que se hace cargo de los daños. Puede parecer que son fenómeno que nos quedan muy lejos, pero por desgracia los fenómenos meteorológicos extremos se están convirtiendo en algo periódico, también en España.

Te ponemos algún ejemplo que seguro que aún tienes vivo en la memoria: el fenómeno atmosférico, bautizado como “Gloria”, que azotó la Península y Baleares en enero de 2020. En los primeros días de la borrasca, el Consorcio se puso en marcha y comenzó a tramitar miles de reclamaciones de daños.

En el caso de “Gloria”, el CCS informó de la existencia de 11.630 solicitudes de indemnización por un valor estimado en 76 millones de euros, la mayor parte llegadas desde Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía. Los perjudicados eran personas que habían perdido su automóvil, por ejemplo, o los enseres de la vivienda, o que habían tenido que cerrar su negocio al público o desechar mercancías deterioradas por el agua.

Esa letra pequeña que nosotros te explicamos desde el primer día

Llegados a este punto, seguro que te ha venido a la mente cuando leíste en la letra pequeña del seguro que quedaban excluidos los daños por catástrofe, tumulto o terrorismo. Te habrá generado cierta inquietud. Y seguro que te habrás preguntado: ¿En esos casos me quedo desprotegido? Como te hemos contado, afortunadamente es algo previsto en España: se pone en funcionamiento el sistema nacional de compensación.

Y os puedo asegurar que en Caser es algo que tenemos en nuestro ADN: atenderte como asegurado y acompañarte en el proceso de reclamación. Tener a un agente cerca es la garantía de que no te dejaremos solo en una situación tan extrema.

Hablamos de momentos críticos en donde el asegurado vive una situación de angustia y desolación. Por eso, los agentes de Caser nos ponemos en alerta no solo cuando se declara una emergencia, sino ante los primeros indicios de que llega una borrasca como “Elsa” o “Gloria”. En Caser, te ayudamos ante todas las dudas y trámites que necesites hacer para reclamar las compensaciones.

Según los últimos datos del Consorcio, de 2018, solo en ese año se tramitaron 77.799 expedientes sobre 55.987 siniestros extraordinarios, por valor de 282,7 millones de euros. De esas 77.799 declaraciones, 48.149 eran por inundaciones, 27.521 por tempestades ciclónicas atípicas (como “Gloria”) y 1.439 por terremotos. España no tiene un peligro sísmico elevado, pero el riesgo se concentra en el sur y sureste de la península, sobre todo en las provincias de Granada, Alicante, Murcia y Almería. Se calcula que en España se producen anualmente 2.500 fenómenos sísmicos, la mayor parte de ellos imperceptibles.

¿Todo el mundo paga lo mismo por esa tasa?

En España está fijado un porcentaje de la prima del seguro en función del tipo de bien cubierto. Por ejemplo, representa un 0,07 por 1000 en el caso de viviendas o de 0,18 por 1000 en el caso de oficinas y negocios. Los vehículos particulares pagan al año un canon fijo, de 2,10 euros por vehículo. Fíjate en tu último recibo del seguro: verás que esa tasa está reflejada con una pequeña cantidad sobre la prima.

Si no la encuentras, llámame y revisamos tu póliza.
Compartir en